Mujeres migrantes y COVID-19

Dhayana Carolina Fernández-Matos

@dhayanamatos

Desde finales del 2019, pero principalmente a principios de enero de 2020, los ojos de la opinión pública internacional se trasladaron a China debido al brote de una pandemia, desconocida por la comunidad científica internacional, que estaba causando estragos en la provincia de Wuhan. El 11 de marzo de 2020, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó que lo que en esos primeros meses del año se había abordado como una epidemia pasaba a ser una pandemia: el Covid-19. Manifestó, además, que el coronavirus no se trataba solo de un problema de salud pública, sino que se estaba en presencia de una crisis que afectaría a todos los sectores de la vida social (Arroyo, 2020).

La rapidez con la que se extendió la pandemia encendió las alarmas de muchos Estados, algunos de los cuales –entre los que se cuentan los países latinoamericanos que concentran el mayor número de personas migrantes de nacionalidad venezolana– comenzaron a tomar medidas para hacerle frente.

Una de las estrategias más comunes fue el aislamiento obligatorio preventivo y el confinamiento. En este último caso, se trata de distintas acciones que buscan reducir las interacciones sociales para lo que se usa el distanciamiento social, el uso de mascarillas de forma obligatoria, la restricción de las horas de circulación, cierre de fronteras, restricción o suspensión del transporte público, entre otros (Sánchez-Villena y De La Fuente-Figuerola, 2020).

Estas medidas redujeron sustantivamente la actividad económica de la mayoría de los países que las implementaron. Se generó una crisis económica que afectó a muchos sectores, entre los que destacan el sector servicio, de la restauración, las ventas ambulantes, entre otros donde se concentra el mayor número de personas migrantes venezolanas.

De esta manera, a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, se le sumó la crisis económica. Esto se transformó en un cóctel peligroso que, por una parte, exacerbó los riesgos de exclusión y la vulnerabilidad social de la población venezolana migrante y, por otra, aumentaron los niveles de xenofobia.

Desde el principio se dijo que el COVID-19 no hacía distingos sociales y que se podía contagiar de igual manera una persona de los sectores más privilegiados de la sociedad como una perteneciente a los más pobres. Sin embargo, esa es una verdad a medias. Es cierto que cualquier persona puede contraer el coronavirus, pero es indudable que las posibilidades de atención sanitaria requerida no son iguales; quienes no tienen recursos para hacerle frente a la enfermedad tienen mayores riesgos. Y definitivamente, las personas migrantes en condición administrativa irregular se encuentran entre las poblaciones más vulnerables ante la pandemia.

En el caso de las mujeres migrantes, el COVID-19 ha tenido un impacto desproporcionado en sus vidas por diferentes razones que explicaremos a continuación.

Aumento de la xenofobia

La pandemia estuvo acompañada de un rechazo a las personas migrantes –principalmente de quienes se encuentran en condiciones de pobreza y transitan por las calles buscando el sustento para sus familias– bajo el argumento de que transmiten la enfermedad.
En el caso de las mujeres migrantes, la xenofobia es particularmente grave ya que, por una parte, se limita sus posibilidades de recibir atención en los centros de salud, situación que resulta muy peligrosa para las gestantes, ya que por estas circunstancias no pueden controlar su embarazo.

También afecta a aquellas mujeres migrantes que sufren de violencia de género, ya que las limita de obtener la atención y los servicios psicológicos, legales y sanitarios (incluidos los referidos a la salud sexual y reproductiva) como víctimas de este delito.

Situación económica

La inserción laboral de las mujeres migrantes, principalmente las que se encuentran en condiciones administrativas irregulares, se realiza de manera precaria y en aquellos sectores identificados como “propios” de las mujeres en la división sexual del trabajo. Es por ello que se concentran en el trabajo doméstico remunerado, en el sector servicio en actividades como peluquería, limpieza, entre otros, y en la economía informal.

Con los cierres y restricciones de impuestos para hacerle frente a la pandemia, uno de los sectores que más ha sido golpeado es el de la economía informal, lo que ha repercutido significativamente en la vida de las migrantes por varias razones. En primer lugar, porque muchas de ellas son las encargadas del mantenimiento del hogar y de la familia, no solo de los integrantes que la acompañan en el país de acogida sino de enviar remesas a Venezuela. Al limitarse las posibilidades de obtener el sustento diario, su situación de exclusión y de vulnerabilidad social aumenta. A ello hay que agregarle que aumentan los riesgos de ser víctimas de explotación sexual y de trata de personas.

El sector servicio aun no arranca a los mismos niveles existentes antes del inicio de la pandemia, ello implica que no tiene la capacidad de captar a todas las personas que trabajaban anteriormente. Esta situación se agrava en el caso de las mujeres migrantes irregulares que no tienen documentos para una contratación laboral legal, lo que lleva a que se les rechace o se les pague mucho menos que a las nacionales por el mismo trabajo.

En el caso de las que realizan labores domésticas remuneradas, muchas han sido víctimas de explotación laboral durante la pandemia. Los/as empleadores/as las han obligado a mantenerse en el hogar, pernoctar en él y no ir a ver a sus familiares, con la amenaza de despido en caso de no cumplir con estos requerimientos. Esta permanencia en el sitio de trabajo ha generado violencia, acoso, falta de privacidad y una excesiva carga de trabajo que las ha llevado a estar disponible prácticamente las 24 horas del día. A ello debe agregarse que, en ocasiones, son obligadas a atender personas con COVID-19, lo que las pone en riesgo de ser contagiadas y afectar su propia salud (OIM y CEPAL, 2020).

Mayor inseguridad frente al virus

La precaria situación económica que tienen las mujeres migrantes genera que no cuenten con los recursos para comprar mascarillas, alcohol antibacterial, ni cumplir con otras medidas recomendadas (por ejemplo, el lavado continuo de las manos) para enfrentar al Covid-19 (OIM, Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, 2020).

Problemas vinculados con las viviendas y los desalojos

La gran mayoría de las mujeres migrantes cabezas de hogar tienen bajo su cuidado a personas menores de 18 años, por lo que los desalojos tienen un impacto desproporcionado en sus vidas (Plataforma R4V y Comisión Interamericana de Derechos Humanos, 2021). Actualmente, por la pérdida de ingresos debido al Covid-19, algunas no cuentan con los recursos para pagar el canon de arrendamiento o el pago diario de la habitación a los propietarios y por ello son desalojadas.

Además, se pueden ver expuestas a sufrir acoso y distintas manifestaciones de violencias por parte de los arrendatarios, quienes se aprovechan de su situación de poder y de la vulnerabilidad de las migrantes, para solicitar, y en algunos casos exigir por la fuerza, sexo a cambio del pago.

Algunos gobiernos de la región latinoamericana para prevenir el aumento de la indigencia entre personas migrantes durante la pandemia, emitieron normativas vinculadas con las prohibiciones temporales de desalojos que expiraron o están a punto de expirar (Noticias ONU, 2021).

Sobrecarga de cuidado

Mundialmente, el Covid-19 ha tenido un impacto desproporcionado en la vida de las mujeres que, ante el confinamiento, el cierre de escuelas, de centros de atención para adultos mayores y por otras circunstancias, han visto un aumento exponencial del trabajo doméstico y las labores de cuidado que realizan.

En el caso de las migrantes, la pérdida de sus fuentes de ingresos y de sustento, principalmente en el caso de aquellas dedicadas al trabajo doméstico remunerado y a la economía informal, ha generado que el cuidado de otras personas recaiga desproporcionadamente en ellas (OIM, Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, 2020).

Violencia contra las mujeres y Covid-19

Durante la pandemia, la cifra de casos de violencia contra las mujeres ha sufrido un aumento importante, sobre todo de aquella que ocurre en el contexto de las relaciones de pareja y en los espacios domésticos, debido a que las víctimas han tenido que estar encerradas con sus agresores.

En el caso de las migrantes, la precariedad laboral, la dependencia económica del agresor, la falta de documentos para una estancia regular, la falta de redes de contacto a quienes acudir en caso de agresión, genera que se encuentren en una situación muy peligrosa, donde, incluso, en algunos casos puede estar en riesgo su vida.

Reflexión final

Es importante que las medidas de atención destinadas a la población en movilidad tomen en cuenta el impacto que esta pandemia ha tenido en las mujeres, las adolescentes y las niñas, y se busquen soluciones que incorporen un enfoque de género, interseccional y de derechos que tome en cuenta sus necesidades.

Referencias bibliográficas

Arroyo, J. (11 de marzo de 2020). Coronavirus: la OMS declara la pandemia a nivel mundial por Covid-19. Redacción médica. Recuperado de https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/coronavirus-pandemia-brote-de-Covid-19-nivel-mundial-segun-oms-1895

Noticias ONU (17 de febrero de 2021). Desalojados y en la indigencia, la dura realidad de muchos migrantes venezolanos durante la pandemia de COVID-19. Recuperado de: https://news.un.org/es/story/2021/02/1488212

OIM y CEPAL (2020). Covid-19: desafíos para América del Sur. N° 11 – Mujeres migrantes en el contexto de la pandemia. Recuperado de: https://oig.cepal.org/sites/default/files/n-11-mujeres_migrantes_en_el_contexto_de_la_pandemia.pdf

OIM, Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe (2020). Los riesgos adicionales de la COVID-19 para las mujeres migrantes, y cómo abordarlos. Recuperado de: https://rosanjose.iom.int/site/es/blog/los-riesgos-adicionales-de-la-covid-19-para-las-mujeres-migrantes-y-como-abordarlos

Plataforma R4V y Comisión Interamericana de Derechos Humanos (2021). Encuesta regional de desalojos de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela. Análisis de los principales impactos y necesidades. Febrero 2021. Recuperado de: https://r4v.info/es/working-group/285

Sánchez-Villena, A. y De La Fuente-Figuerola, V. (2020). COVID-19: cuarentena, aislamiento, distanciamiento social y confinamiento, ¿son lo mismo? Anales de Pediatría, 93(1), 73-74. https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2020.05.001

 

II Seminario virtual contra la trata de personas: un esfuerzo colectivo

El proceso de movilidad humana en Venezuela ha adquirido relevancia mundial por el impacto social, económico y político que tiene en la región. En momentos de confinamiento obligatorio y de pérdida de los medios habituales de vida, la vulnerabilidad de las personas migrantes es todavía mayor, situación que preocupa no sólo por la cantidad de personas a las que afecta (5.202.270 a julio 2020 según datos de OIM) sino porque en algunos casos les lleva a tomar el camino del retorno ante la imposibilidad de subsistir en otros países. A la fecha, Migración Colombia contabiliza 81 mil retornos, razón por la cual se han tenido que implementar medidas de reingreso progresivo en las fronteras que representan grandes retos a la superación de riesgos tanto al contagio del virus como a mantener un acceso seguro y efectivo a bienes y servicios esenciales (salud, educación, agua, saneamiento e higiene, gas y protección) y asegurar condiciones de alojamiento dignas y seguras para las personas en movilidad.

Ante esta nueva realidad que significa la pandemia por la COVID-19, la ONU advierte que “es probable que la recesión económica a nivel mundial traiga consigo un fuerte aumento de las tasas de desempleo e incremente la trata transfronteriza de personas procedentes de países que experimentan caídas duraderas en el ámbito laboral. Una recuperación asimétrica de la próxima crisis económica mundial incrementará los riesgos de explotación de las personas con necesidades económicas que buscan una vida mejor en el extranjero. Esta circunstancia puede verse agravada en el caso de que la recesión económica se combine con una reglamentación de movilidad más estricta.”

Latinoamérica experimenta un incremento importante de trata de personas, como han reflejado los medios de comunicación, entre los cuales Mulier ha hecho un gran esfuerzo por monitorear la cantidad de víctimas venezolanas identificadas. Sin embargo, esta realidad no es exclusiva de Venezuela, por esta razón queremos tener una mirada más allá de nuestras fronteras para evidenciar la situación en Centro y Suramérica con representantes de estos países y compartir experiencias, así como buenas prácticas.

Frente a un panorama que parece intensificar el riesgo de las poblaciones vulnerables, es necesario discutir y promover acciones que nos permitan proteger a la población de este delito. Es por esto que Éxodo, en alianza con HIAS y Mulier, los invita a participar en el II Seminario “La Trata de Personas, más allá de nuestras fronteras” con ocasión de la conmemoración del Día Mundial contra la Trata de Personas.

Éxodo y OIM realizaron conversatorio sobre la movilidad humana de personas venezolanas.

Caracas: 19/02/2020. Este miércoles 19 de febrero, la Asociación Civil Éxodo, con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en Venezuela, realizó el conversatorio “Movilidad humana de la población venezolana, tendencias y perspectivas para 2020”, con el objetivo de estimular el papel de la sociedad civil, como sector determinante a la hora de incidir en la generación de políticas públicas.
Se estima que diariamente alrededor de 5.000 personas en promedio abandonan el país en búsqueda de mejores condiciones de vida, lo que constituye el mayor movimiento de población en la historia reciente de América Latina.


Durante la dinámica que tuvo lugar en la sede del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), en Caracas, la licenciada Agueda Marín, especialista Regional Senior en Asistencia y Protección a Migrantes en la OIM para América del Sur, con más de 18 años de experiencia en temas de protección de personas migrantes en situación de vulnerabilidad, expresó que los factores de riesgo junto a la precariedad de las condiciones en la que se desarrolla la migración y el contexto de los países de destino donde existen redes delictivas dedicas a la trata de personas aumentan la vulnerabilidad.


Considera factores de riesgo el hacinamiento en las casas, adolescentes jefes y jefas de hogar, niñez sin identificación o en situación de mendicidad y una baja tasa de denuncias.


Señaló que el perfil de las personas vulnerables a la trata es amplio y afecta tanto a mujeres como a hombres, jóvenes e incluso niños y niñas, sin embargo ve con preocupación: los casos de personas que pernoctan en las paradas de autobuses, familias fragmentadas y aquellas que recurren al sexo por supervivencia, entre otros.
También manifestó que «una cosa es lo que se escucha de Venezuela, y otra es lo que se conoce» Este tipo de eventos permite una mirada externa e interna del país.
Destacó además que los verdaderos expertos en el tema son las y los migrantes, «quienes lo viven en carne propia».


En este sentido, señaló que la alta movilidad de migrantes incrementa la cifra de trata de personas.


La situación de los caminantes es mucho más precaria, porque hay caminos de hasta 10 días o más, lo que representa mayor vulnerabilidad para ellos.
Añadió que las necesidades más sentidas de los migrantes son salud, educación, alojamiento y protección (principalmente por abuso, explotación, violencia).
Asimismo, apuntó que la xenofobia y la discriminación es un factor que también representa vulnerabilidad.


Marín participó el año pasado, vía videoconferencia, en el Foro: Las mujeres, niñas y adolescentes riesgos asociados a la trata, esclavitud sexual y prostitución forzada en el contexto migratorio.


Por su parte, Dorennys Angulo, Directora Ejecutiva de Éxodo, señaló que esta actividad permite intercambiar propuestas acerca del fenómeno migratorio, «la idea es decir qué se puede hacer desde cada espacio, para no quedarnos aislados» y puso a disposición la página web de la organización www.exodo.org.ve un espacio denominado E-Éxodo en el que se publicarán este año artículos en línea para visibilizar el trabajo de quienes apoyan a las víctimas y que muy poco se conoce.


Acotó que el fenómeno migratorio afecta de forma diferenciada a las mujeres, tal razón dedica sus actividades a visibilizar esta realidad. Éxodo es una organización sin fines de lucro dedicada a la investigación, asesoramiento, sensibilización y formación en materia de movilidad humana en contextos seguros, incorporando el enfoque de Derechos Humanos, de género e interseccional de forma transversal a todas sus acciones. @exodoac 

Éxodo dictó taller de investigación penal en delitos de trata de personas

El pasado mes de octubre, la Organización  o Gubernamental (ONG) Éxodo dictó un taller de investigación penal en delitos de trata de personas, dirigido a fiscales de Defensa para la Mujer.

El taller fue impartido por la Dra. Griselda Rodríguez, experta calificada en esta materia, jubilada de la brigada de trata de personas y tráfico ilícito de migrantes de Interpol Caracas.

Asimismo, en la formación participó el director general de Protección de la Mujer y la Familia, Michael Díaz, así como la directora de Defensa para la Mujer, Caroline Parra y el director de Protección Integral a la Familia, David Toro.

Durante la jornada formativa se abordó el tema del establecimiento de planes de investigación en esta materia, y se instruyó acerca de cómo dirigir el proceso investigativo desde el estudio de calle.

Para Éxodo, la participación de representantes de estos organismos es altamente valorada, así como la creación de la Fiscalía Especializada en materia de Trata de Mujeres, el mediante Gaceta Oficial 41.733, de fecha 08 de octubre de 2019.

Seminario “Los Peligros del Camino”: Violencia Sexual y De Género en Mujeres Venezolanas Migrantes

El viernes 18 de octubre la Embajada Argentina celebró el Seminario “Los Peligros del camino”: Violencia  sexual y de género en mujeres venezolanas migrantes, contando con la participación de representantes del sistema de Naciones Unidas –Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados: ACNUR, Organización Internacional para las Migraciones: OIM,  organizaciones no gubernamentales -ÉXODO, NATIVO, CEPAZ- y el sector académico –Universidad Católica Andrés Bello-.

El evento contó con una fuerte presencia de mujeres líderes locales de diferentes regiones de Venezuela, representantes de organizaciones sociales especializadas en temas de género y DDHH, así como parlamentarias locales y miembros del cuerpo diplomático.  El Embajador Eduardo Porretti resaltó la importancia para los países de la región de incluir la perspectiva de género en las agendas de desarrollo y de DDHH.

Durante la ronda de preguntas, los asistentes abordaron el impacto transversal de la temática de género en la comunidad venezolana, así como la necesidad de implementación de mecanismos de control, educación y difusión  sobre los factores de riesgo que enfrentan las venezolanas en medio del actual proceso de emigración en un delicado contexto económico, social y político.

 Finalmente, el Embajador Eduardo Porretti destacó la importancia de contar en la Embajada argentina con un espacio de encuentro sobre temas de género -así como de otras temáticas relevantes para la agenda de desarrollo del país y la región- en base a los lineamientos de la política exterior argentina, que tiene a la protección y promoción de los DDHH como eje fundamental.

Éxodo formó a fiscales de NNA en materia de identificación de trata de personas

Éxodo, en alianza con el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo, impartió talleres de identificación de la trata de personas, dirigidos a los fiscales de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (NNA).

La actividad formativa se efectuó durante los días 3-4 y 10-11 de octubre, con dinámicas y estrategias de trabajo de identificación de casos de trata de personas que afectan a NNA.

A través de estos talleres formativos, Éxodo busca crear conciencia y coadyuvar a que el Ministerio Público pueda brindar una atención integral a aquellas personas que lamentablemente son víctimas de este tipo de delitos.

Las personas que migran de manera irregular son particularmente vulnerables a ser víctimas de trata y en muchos casos por temor a que ser deportadas o por desconocimiento no buscan ayuda de las autoridades estatales; en otros casos se encuentra cautivas y no pueden escapar de la situación de explotación en la que se encuentran.

Por esta razón es importante que las autoridades y en especial las de NNA estén preparadas y sensibilizadas para enfrentar este delito que convierte en víctimas anualmente a 2,5 millones de personas en el mundo, de las cuales un 20% son NNA, según estima la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Red de Mujeres de Amnistía Internacional recibieron formación acerca de los riesgos asociados a la migración irregular

Éxodo, Organización No Gubernamental (ONG), realizó un taller de formación para las integrantes de la Red de mujeres de Amnistía Internacional, acerca de los riesgos asociados a la migración por vías irregulares, como la trata de personas y otras formas de violencia de género.

La importancia de este tipo de talleres formativos radica en advertir a aquellos ciudadanos y ciudadanas, incluidos niños, niñas y adolescentes,  que migran del país con la intensión de trabajar, pero son engañados y terminan siendo explotados ya sea laboral o sexualmente, convirtiéndose de esta manera en una víctima de trata de personas.

La directora de la ONG Éxodo, Dorennys Angulo, explicó que esta ONG busca crear conciencia acerca de la situación de las víctimas de la trata de personas, también promover su protección y sus derechos.

En septiembre de 2015, se adoptó la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, entre sus 17 objetivos se incluyeron metas para poner fin a la trata de personas, así como cualquier forma de violencia y explotación, especialmente contra niñas y mujeres.

Seminario La Trata de Personas, más allá de nuestras fronteras

(Caracas, 30 de julio de 2019) Para conmemorar el Día Mundial Contra la Trata de Personas, la Asociación Civil Éxodo en alianza con HIAS y el Centro de Estudios de la Mujer CEM-UCV realizó el Seminario La Trata de Personas, más allá de nuestras fronteras el cual contó con ponentes nacionales e internacionales de reconocida trayectoria quienes abrieron espacios para la reflexión en torno a este tema.

En las palabras de apertura, la directora de la ONG Éxodo, Dorennys Angulo, indicó que este fenómeno no es neutral en términos de género, ya que afecta de forma devastadora a las mujeres, adolescentes, niñas y niños a partir de su mercantilización, deshumanización y cosificación que en gran medida se encuentra invisibilizada en nuestra sociedad a partir de patrones socioculturales marcados por estereotipos de género.

Indicó de igual manera que este delito presenta una alta cifra oculta, debido por un lado, al silencio de muchas de sus víctimas por temor a las consecuencias que pueda acarrear su denuncia tanto para ella como para su familia, y por otro porque al no reconocerse el delito puede ser confundido con otro.

La directora de Éxodo, advierte que es una tendencia ligada a la participación de mujeres para captar a nuevas víctimas, valiéndose de las relaciones de empatía que se genera entre ellas, “algunas captadoras han sido víctimas de trata anteriormente, y producto de chantajes y relaciones desiguales de poder se les conmina a participar en la cadena del delito, siendo éstas el eslabón más vulnerable”. 

Asimismo, la representante de la ONG señaló que la población migrante y refugiada encuentra en las políticas de seguridad un obstáculo que impide el disfrutar de sus derechos humanos a plenitud. Estas políticas no evitan su movilidad, pero sí la hacen más riesgosa.

El más reciente informe de ACNUR sobre el Monitoreo de Protección de junio 2019, señala que el 50,2% de las familias entrevistadas tenían al menos un miembro que estaba o está en riesgo, debido a su perfil demográfico específico o porque debió recurrir a graves mecanismos de supervivencia negativos, como el sexo por supervivencia 2%, la mendicidad 14% o el envío de niñas y niños menores de 15 años a trabajar.

Por otra parte, indicó que las organizaciones de mujeres han desempeñado un papel decisivo en la recuperación de las víctimas. En particular, el Informe de la Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños aprobado en el 41 período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos en julio de 2019, en el cual reseña que “la práctica feminista de crear relaciones profundas entre mujeres, en particular supervivientes, ha sido un factor determinante para la autoestima y el empoderamiento de muchas mujeres y niñas víctimas que luego han sido capaces de gozar de relaciones personales libres, igualitarias y respetuosas, pese al trauma experimentado.”

Este seminario pretende subrayar las implicaciones de este delito y llamar la atención del Estado Venezolano para que tome medidas que apuntar a prevenirlo y a su vez generar políticas a favor de las víctimas o sobrevivientes.

Ponencias: espacio para la reflexión

En el foro, la Dra. Alba Carosio, investigadora del CEM-UCV presentó el tema Migración y Cuidados, en la que destacó que la economía de la productividad que opera en la lógica del mercado y el capital se sostiene gracias a una economía invisible vinculada a los cuidados, “hay gran cantidad de países que reciben migración femenina que se encarga de los cuidados, muchas mujeres se dedican al cuidado y está vinculado a la desigualdad de género y otras desigualdades (clase, etnicidad, rural/urbano, migración, globales)”.

Carosio explicó también durante su ponencia que existen tres formas de feminización de la supervivencia que son: trabajo sexual, trabajo informal y trabajo de cuidados, los mismos surgen por el intento de tratar la inmigración y el tráfico ilegal con más controles en las fronteras de los países, por lo que hace más probable que las mujeres utilicen a los traficantes para traspasar las fronteras, y puede que algunos sean organizaciones criminales relacionadas con la industria del sexo. Dijo que tener los documentos en orden hace muy diferente una migración de otra, el no tener documentos genera un factor de vulnerabilidad.

Magdymar León, coordinadora de AVESA, abordó el tema Factores que potencian la vulnerabilidad de las mujeres migrantes, al respecto dijo que la migración influye en las relaciones de género bien sea afianzando las desigualdades y los roles tradicionales, o bien desafiándolos y transformándolos, “entender el movimiento migratorio desde un enfoque de género tiene sus particularidades, no es lo mismo la migración de un hombre al de una mujer debido a factores de desigualdad”.

La coordinadora ejecutiva de AVESA, resaltó que la mayor cantidad de víctimas de trata son mujeres y niñas por lo que la categoría de género debe estar presente en todo abordaje del tema migratorio, en este sentido detalló que los factores que motivan la movilidad de mujeres son básicamente por la situación socioeconómica, acceso a salud, educación u otros aspectos comunes con los hombres, además de las razones vinculadas a la salud sexual y reproductiva, esta última puede estar motivando una migración especializada.

Durante su ponencia, León indicó que los nacimientos de madres que residen en Venezuela, según datos de migración de Colombia aumentaron de forma significativa entre 2015 y 2018, en comparación con el promedio del período del 2012 – 2014; Los departamentos de Norte de Santander (40,1%), La Guajira (19,7%) y Bogotá (15,8%) tuvieron las frecuencias más altas entre los meses de enero y julio del 2018 (Profamilia Colombia e IPPF, 2019). En cuanto a la demanda de servicios las cifras de Migración Colombia (2018), entre abril y junio de 2018, se registró la entrada de 8.209 mujeres venezolanas embarazadas, 6.304 (76.7%) de ellas sin control prenatal y 8.045 (98%) sin seguridad social. Por otra parte, el informe de la Secretaría de la Presidencia de Brasil, el 10% de los partos en el estado fronterizo de Roraima entre enero de 2017 y marzo de 2018, correspondieron a mujeres venezolanas.

Otro punto abordado por León, fueron algunos factores que aumentan la vulnerabilidad de mujeres y niñas migrantes son: La desinformación sobre la situación real de los trámites previos necesarios para migrar, la situación irregular y la ausencia de documentos migratorios, la precariedad en la inserción sociolaboral y la jefatura femenina del hogar.

Por otra parte, Cristina Otálora, integrantedel Centro de Estudios para la Mujer de la UCV y profesora de la Maestría de Estudios de la Mujer reflexionó sobre La Migración Femenina: Entre la Vulnerabilidad y la Independencia, en su exposiciónindicó que “no todas las jóvenes tienen una experiencia negativa, no a todas las jóvenes les va mal, la migración femenina combina la autonomía con la vulnerabilidad, se criminaliza la migración femenina y se representa a la mujer joven como víctima”

Las motivaciones que impulsan a las mujeres jóvenes venezolanas a emigrar, según Otálora es por la pérdida de la esperanza, situación económica, ayudar a la familia / remesas, reencontrarse son la pareja, inseguridad, búsqueda de nuevos horizontes e independencia.

De igual manera aseveró que según la OIM hay 3 situaciones en las personas que facilita sean captadas por las redes estas son: personas dispuestas a tomar riesgos, dispuestas a obtener resultados rápidos y están rodeadas de familiares y/o amigos que constantemente le invita a tomar el riesgo o que busquen oportunidades en otros lugares.

César Batiz, Periodista de investigación y director de El Pitazo, presentó el trabajo que realizó el medio en alianza con TalCual y Runrunes y los mexicanos Fusión y Pie de Página sobre la muerte de la venezolana Kenni Finol que dio pie a la investigación “Mujeres en la vitrina”. Batiz hizo un recorrido para mostrar las historias desde otros puntos de vista de mujeres víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual.

El periodista describió durante el foro como se llevó a cabo la investigación sobre la relación de los concursos de belleza y la conexión de mafias dedicadas a la trata de personas con fines sexuales. “Zona Divas es un ejemplo, Zonas Divas funcionaba desde hace 20 años en México, portal web que explotaba a mujeres venezolanas que perdieron la vida a manos de sus prostituyentes. Igualmente dijo que el medio que representa ha seguido la investigación debido a la tragedia de Güiria donde se descubrió el negocio de trata desde el estado Sucre hacia Trinidad.

Entre tanto, María Hernández Royett, abogada y consultora nacional e internacional para organismos como ACNUR y UNFPA mostró en su exposición el  Uso de las nuevas tecnologías para la georreferenciación de casos de violencia contra las mujeres, explicó que la plataforma Yenchi es un mecanismo para recibir denuncias e identificar el lugar donde ocurren, “la plataforma incluye todos los delitos de violencia establecidos en la Ley Orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, tanto en Venezuela como en el exterior por lo que es una herramienta útil para denunciar casos de trata de mujeres”.

Hernández Royett, destacó que Yenchi es una herramienta que se suma a la lucha feminista de acabar con todas las formas de violencia contra la mujer, a la cual puede accederse a tan sólo un clic:  https://yenchi.activistasxsl.org.ve/main

Carla Serrano Naveda, sociología e investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la  UCAB y Secretaria General de la Red por los Derechos Humanos de Niños, Niñas y Adolescentes (REDHNNA), consideró en su presentación el tema la Niñez  venezolana en contexto de migración internacional: énfasis en la prevención contra la violencia, explotación, abuso y negligencia, manifestó quela niñez dejada atrás, niñez separada o no acompañada se debe tomarse en cuenta la prevención de la separación familiar pues la reunificación familiar en la práctica es muy difícil, en este contexto explicó las 7 estrategias de prevención diseñado por Unicef:

Preparar para establecer una ruta y acciones planificadas al tomar decisiones;

Razonar para tomar decisiones responsables que no afecten a los niños, niñas y adolescentes; Orientar para educar a los niños, niñas y adolescentes y prepararlos ante cualquier decisión; Tolerar para ser paciente y manejar nuestras emociones;

Escuchar para considerar la opinión de niños, niñas y adolescentes;

Garantizar para asegurar derechos de niños, niñas y adolescentes, y por último

Esperar y reflexionar para encontrar el momento oportuno de tomar las decisiones.

María Gabriela Cuevas, Abogada, integrante de la REDHNNA desarrolló en el foro el temaDinámicas de Trata que afecta a niños, niñas y adolescentes, paramostrar las amenazas de las niñas, niños y adolescentes frente a la migración, este grupo son el sector de la población más vulnerable, utilizados por explotadores/as para ejercer la mendicidad o la explotación sexual, promovido incluso por sus propios familiares.

Delisbeth Villalobos, Abogada y orientadora legal de HIAS Maracaibo, abordó la Protección de las víctimas de Trata y similitudes con la protección de las y los solicitantes de refugio,en su derecho de palabra expusolos perfiles migratorios que se presentan: personas con necesidad de protección internacional, solicitantes de refugio, refugiado/a reconocido/a, retornados/as, familias mixtas, migrante económico/a, deportados/as, devolución o expulsado/a y apátrida. Aseguró que los grupos vulnerables deben estudiarse con perspectiva de género, “las victimas de trata están expuestas a deportaciones o a sufrir condenas por ilícitos migratorios invisibilizando su condición de víctima”.

En este mismo orden de idea, presentó las generalidades a las que son sometidos los migrantes, señalando que las víctimas de trata son vulnerables al arresto, la detención y la deportación; los refugiados/as y solicitantes de refugio pueden ser víctimas de medidas de controles fronterizos de forma indiscriminada, violando el Derecho Internacional de los Refugiados; cada vez con más frecuencia a los refugiados/as no les queda otra alternativa que recurrir a traficantes y recorrer peligrosas rutas para alcanzar la seguridad.

Finalmente, a través de dos breves videos las especialistas Rosi Orozco, Presidenta de la coalición Unidos Vs la Trata (México) y Rocío Mora Directora de Apramp (España) retrataron algunos de los patrones de engaño más utilizados para captar a las mujeres venezolanas para la trata e insistieron en la necesidad de continuar espacios de discusión donde se prevenga la situación antes que se cuenten más víctimas.

Éxodo estableció enlaces con el Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente del municipio Libertador

El género, la condición socioeconómica, la desinformación y algunas políticas migratorias son factores que incrementan la vulnerabilidad de las personas a ser víctimas de trata, una de las más graves violaciones de los derechos humanos.

En este sentido, la Organización No Gubernamental (ONG) Éxodo, en conjunto con el Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente del municipio Libertador, realizó un taller de formación en materia de identificación de casos de delitos de trata de personas.

En la actividad, efectuada el pasado 27 de junio en las instalaciones del Consejo, se enfatizó en la protección de niños, niñas y adolescentes, también sirvió esta jornada para establecer enlaces entre Éxodo y la entidad municipal.

Con la implementación de estos talleres se fortalece la coordinación interinstitucional, y permite ofrecer respuestas más integrales a los casos de delitos de trata de personas por parte de las instituciones.

Éxodo formó a periodistas en su día acerca de la trata de personas

Reseñar una noticia relacionada al trato de personas es complejo, se deben tomar en cuenta aspectos como la sensibilidad humana y el lenguaje de género, además de aportar datos precisos y de fuentes confiables.

En tal sentido, la Organización No Gubernamental (ONG) Éxodo efectuó un taller acerca de la violencia de género en el lenguaje, dirigido a periodistas.

La jornada se desarrolló con el apoyo de la Embajada de Francia en Venezuela y el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) Seccional Caracas, contó con la presencia del Consejero de la Embajada para asuntos de género Sr. Pierre-Jean Albrand, la encargada de la Misión Cultural de la Sra. Blandine Lievois, y de la Directiva del Colegio. En el evento realizado en el marco del Día del Periodismo, se compartió con las y los asistentes sobre cuáles son los términos adecuados para abordar una noticia relacionada con la trata de personas.

Asimismo, se debatieron temas vinculados al lenguaje de género, lenguaje no sexista, se definió qué es la violencia y cuántas formas de violencia existen.

También se reflexionó acerca de qué es el tráfico ilícito de migrantes y qué es la trata de personas.

Copyright © 2024 Exodo  || Sitio web creado  por Nómada Digital